viernes, 10 de octubre de 2008

La vida no es fácil


Hace un año que mi abuelito no está con nosotros, y en casa lo recordamos con mucho cariño.
Mi abuelito era muy alegre y bromista, nunca se quejaba de nada. Muy trabajador, recto, equitativo, quería con locura a su familia... todo un caballero, un hombre de los que ya no hay.
Siempre quiso que la familia estuviera unida, y le daba miedo que algún día dejáramos de estarlo, por que él junto con la abuelita luchó mucho por sacar adelante a la familia en unos tiempos muy malos, y por respeto a toda su vida, no debemos dejar de estar unidos.
Tampoco quiso que le lloráramos. Papá lo recuerda con amor y con cariño, y es feliz cuando recuerda a su papá, por que para él no habrá otro hombre igual en el mundo.

No hay comentarios: