martes, 21 de octubre de 2008

Ya hace un año de mi bautizo


Y es que el tiempo pasa volando... quien me lo iba a decir. Ya ha pasado un año desde mi bautizo.
Y parece que fué ayer... os lo voy a contar:


Mi tío Jose, junto con Daniel, se encargó de tirar la traca.

Mi yayo Manolo y Antonia se pusieron muy guapos, aunque ellos ya lo son.


Mis papis y yo tambien ibamos muy guapos... por cierto, veis que el vestido me queda que ni pintado, ¿verdad? Es un regalo de mis abuelos Estanislao y Angelina. Cuando fuimos a ver vestidos me lo probaron para ver como me quedaba, y nada más probarmelo vomité... bueno... vomité... vomité... al estilo de la niña del exorcista... todo sobre el vestido...
Si vierais la cara de la dueña de la tienda... 'Tranquila, que nos lo llevamos, nos lo llevamos' le decía mi madre... la mujer se quedó como en un shock viendo el vestido hecho una piltrafa...
Finalmente no le pasó nada, lavar y listo.


Media familia mía llenó media iglesia, la otra media se fué a 'la otra iglesia'... esa que además de la sangre de cristo tambien tienen zumo de cebada.

Nota: la señora del primer plano no tiene nada que ver con mi familia... es una wally que se coló.

Aquí sale el cura, que fué una caña. Si todos los curas fueran como él, las iglesias estarían llenas, dice mi padre... y eso es un poco ateo... del todo no, por que como luego sea verdad, a ver como lo arreglas. Fijaos en el niño que iba detrás de mi (el que está detrás)... un poco más y lo comulgan de paso.

Pues en Moncada no me quisieron bautizar por que mis padres no están casados, y mi padrino (mi tío Angel) tiene un amigo que es cura, que es quien nos bautizó finalmente. Estos son mis padrinos, mi tía Inma y mi tío Angel:


El cura nada más empezar nos dijo que no pensaramos que ibamos a hacer ahí algún ritual mágico ni nada por el estilo, que algunos piensan que si no se bautizan luego no van al cielo ni nada de eso... que eso era una ceremonia para celebrar el nacimiento del niño y ya está, que no esperáramos que se le quitara el pecado o que apareciese una paloma... el cura fué muy bueno, de verdad, un tío sincero y simpático, y ante todo, buena persona, no como el cura de Moncada, que arderá en los infiernos por malo.

Cuando me fueron a echar el agua por la cabeza no me dejaba, levantaba la cabeza, y todos se reían, yo no entendía muy bien por qué:


El caso es que al final pudieron echarme el agua, despues de unos cuantos intentos en los que a todos les dió la risa:


Luego a los que nos bautizábamos nos levantaban como ofrecimiento a la Virgen (es una tradición de aquí que no se si se hace en otros lugares) y... os acordais del niño gigante... pues el cura le espetó a mis padres...: 'Pues el que viene detrás, me parece que lo van a levantar sus padres, que ese ya está crecidito'... mis padres se partían... desde luego, el cura muy majo:

Y el niño, gigante. Normal que no lo levantara... si es para partirse la espalda.

Y ahora una foto mía, que soy la alegría de la huerta.

Esta es la foto de cuando me levantaron. La siguiente no la saco pero estamos todos descojonándonos de la animalada que soltó el cura al decir que al niño gigante como no lo levantaran sus padres lo llevaba claro, por que él no iba a auparlo.

Luego nos fuimos a casa a seguir la tradición, a echar chuches y moneditas los padrinos. Nos lo pasamos muy bien:

Y luego nos fuimos al convite. Lo celebramos en L'alquería de Santa Ana. Estuvo todo muy bien... y es que la verdad... un bautizo sabe a poco, tendríamos que bautizarnos al menos dos veces en la vida.



No hay comentarios: